UFC on ESPN 6 Dominick Reyes Chris Weidman
Crédito: Getty/UFC

Al igual que su rival Luke Rockhold, Chris Weidman no tuvo la mejor suerte en su intento de reanimar su carrera en las 205 libras. En cambio la estelar de UFC on ESPN 6 deja a un nuevo prospecto de contendiente entre los pesos semicompletos en Dominick Reyes, que supo parar los intentos de lucha del ex campeón de peso medio, encontró su momento y conectó una explosiva izquierda de contragolpe en retroceso que inmediatamente dejó a Weidman en la lona, todavía consciente pero incapaz de parar los hammerfists que cerraron la pelea en un minuto con 43 segundos.

Y finalmente Yair Rodriguez superó a Jeremy Stephens por decisión unánime en una batalla tan dura y emocionante como se esperaba cuando fue armada. Rodriguez brilló por su dinámico arsenal, un torbellino de ataques con todas las extremidades que abrió la pelea con una patada voladora y puso a su durísimo rival a la defensiva en la lona con una atronadora patada al cuerpo. Pero fue la dureza de Stephens la que hizo competitiva a la pelea, permitiéndole presionar sin pausa por tres asaltos, recuperándose de una situación crítica para seguir atacando, llevando a Rodríguez varias veces a lona y conectando con ground and pound.

Greg Hardy superó a Ben Sosoli por decisión unánime. Poco que decir del encuentro con Hardy mostrando cierto desarrollo de su juego como peleador y clara ventaja atlética, superando con facilidad pero poco brillo a un oponente limitado a absorber golpes y probar suerte con volados singulares. Más que nada, el encuentro será recordado porque entre el segundo y tercer asalto Hardy utilizó un inhalador en su esquina indicando que fue aprobado por USADA y la comisión atlética, situación que despertó confusión entre los comentaristas y algunos oficiales de la UFC que la consideraron contra las reglas.

En lo que podría haber sido su última pelea, Joe Lauzon salió triunfante en su estado de Massachusetts y dejó fuera a Jonathan Pearce por nocaut técnico en sólo un minuto con 33 segundos. Pearce intentó hacerle frente al veterano golpe por golpe, pero rápidamente se vió marcado por rápidas izquierdas y aturdido por una dura derecha. Y con su rival herido Lauzon fue clínico, arrastrando la acción a la lona y hasta atrapando el brazo de su oponente en un medio nelson que le impidió a Pearce defenderse del brutal ground and pound que cerró la pelea.

Maycee Barber mejoró a 8-0 con un nocaut técnico sobre Gillian Robertson en tres minutos con cuatro segundos. Peligrosa en la lona, Robertson no tuvo oportunidad de mostrar lo suyo. Barber trabajó el jab, supo cuidarse de intentos de derribo, controló el clinch y finalmente encontró el espacio para conectar con una serie de largos ganchos de izquierda y derecha que pusieron a su rival en retirada. Robertson hizo lo posible para defenderse, pero terminó con la espalda contra la jaula, apenas lanzando un par de golpes y absorbiendo golpes y codazos hasta que el referí paró la pelea.

Darren Stewart cortó con el invicto de Deron Winn, pupilo de Daniel Cormier, triunfando por decisión dividida en la apertura. Winn encontró poco éxito a la hora de usar su lucha, su mejor atributo, incapaz de concretar derribos de manera consistente, forzar el clinch o lograr sacar ventaja de los momentos de acción en la lona. Stewart tuvo sus propios tropiezos y hasta terminó cediendo la posición superior a su rival en el tercer round cuando buscó un derribo, pero supo mantener el encuentro de pie donde controló el ritmo a la distancia y conectó rodillazos en el cuerpo a cuerpo.