La primera pelea de la cartelera estelar tiene como principales actores a Diego El Pesadilla Sánchez contra el norteamericano Michael “Maverick” Chiesa. Pelea interesante por los dominios de cada uno. Chiesa es un peleador que tiende a buscar el cuerpo a cuerpo, con la finalidad de someter a sus rivales, mientras que Diego Sánchez no le molesta ir al suelo.

Diego Sánchez, si sigue la tendencia de sus últimas peleas, donde ya no busca directamente el intercambio (y considerando al diferencia de tamaño entre ambos), irá en busca del derribo para castigar en un terrible ground and pound. Si no eres de apreciar mucho este tipo de combates, te lo pongo bajo esta perspectiva

Chiesa busca el contacto a ras de lona, descifrando al rival para lograr someterlo. Domina los puntos esenciales en control de piso, que es controlar la cintura y cabeza para generar distancia y dominarlo a placer. A pesar de esto, no lo hace de manera lenta, está continuamente moviéndose con la inquietud constante de mejorar la posición. Por otro lado, Diego Sánchez ataca en la posición que encuentre. En cuanto queda bien posicionado, es capaz de castigar incluso con upper-cut a sus rivales. Muy movedizo y no deja pensar a sus contrincantes, algo que podría perjudicar al paciente Chiesa.

Quizá es una de las peleas menos esperadas, en una cartelera llena de tremendos nombres, sin embargo, no hay que quitarle el mérito a lo que podría ser. Diego Sánchez es sinónimo de guerra y Michael Chiesa podría retomar su senda al triunfo luego de sus dos últimas derrotas frente a Kevin Lee y Anthony Pettis.

Les dejo el primer podcast nacido de MMA.UNO, donde en el transcurso de los próximos días se irán sumando análisis de las peleas a celebrarse en UFC 239