El peleador de artes marciales mixtas Nazareno Malegarie intentará hacer lo impensado en términos futbolísticos: que los brasileños aplaudan y alienten a un argentino. Lo cierto es que la rivalidad entre ambos países no tiene en artes marciales mixtas (MMA) la misma virulencia que tiene en otros deportes como el fútbol. Teniendo esto en cuenta, y conociendo la reciente historia de éxito del argentino Santiago Ponzinibbio en el UFC®, Malegarie intentará entrar en la historia del deporte como uno de los primeros atletas locales en tener una chance para acceder a lo máximo de las artes marciales mixtas del mundo.

En la cuarta temporada del reality show The Ultimate Fighter® Brasil, Malegarie será uno de los 32 participantes que peleará por ingresar a la casa del programa en el cual la organización líder en artes marciales mixtas busca descubrir nuevos talentos del deporte. Los coaches del reality serán Rodrigo Minotauro y Mauricio “Shogun” Rua.

Con 27 victorias y 3 derrotas, Malegarie buscará primero ser confirmado como uno de los deportistas que supere la primera eliminación que reducirá el cupo a la mitad. Así, estará un paso más cerca de cumplir su sueño; ganar un contrato con el UFC®.

Seleccionados por el método de eliminación directa, de los 32 peleadores iniciales, solo 16 ingresarán en la casa de la 4ta temporada del The Ultimate Fighter® Brasil: 8 participantes de Peso Gallo y 8 participantes de Peso Liviano.

Nazareno se suma así a la lista de argentinos que ya pelean en UFC®, encabezada por Santiago Ponzinibbio y Guido Cannetti, dos ex participantes del reality show en sus versiones brasileña y latinoamericana respectivamente.

ACERCA DE NAZARENO MALEGARIE

Desarraigo, esfuerzo, familia y superación personal
Hijo de un profesor de Educación Física, Nazareno nació en Arrecifes, Buenos Aires y siempre estuvo acostumbrado a realizar deportes. Su padre lo incentivó a practicar distintas disciplinas, y le dio a elegir entre una carrera relacionada con la actividad física o con la universidad. Siendo un chico con mucha energía los deportes de contacto lo calmaban, y en el Judo encontró su primera pasión.

A los siete años ya era campeón argentino de su división. Su pasión por las artes marciales mixtas comenzó incluso antes de que diera sus primeros pasos. “Mi papá es cinturón negro de karate y un fanático del boxeo. Ya peleábamos antes de que yo comenzara incluso a caminar. Ése era nuestro momento de juego favorito” recuerda el argentino.

Malegarie vive en Florianópolis desde 2001. “Fuimos de vacaciones y a mi familia le gustó- comenta-. Después de unos años, cuando Argentina cambió de presidente papá intuyó que el país iba a entrar en una época de crisis así que se anticipó y nos fuimos a vivir a Brasil”. El peleador recuerda haber llegado un martes y al día siguiente ya haber ido a entrenar jiu-jitsu. Un mes después ya ganó un torneo.

Su gran motivación siempre fueron sus padres. En su primera pelea de MMA la mamá le susurró al oído: “Suerte, espero que no te rompan la cara”. Ahora, con 27 victorias y 3 derrotas, todavía se emociona cuando recuerda el camino recorrido por su familia y las dificultades que tuvieron que atravesar para que él se convirtiera en peleador. “Más de una vez recuerdo llegar y encontrar a mi madre llorando del cansancio, sin tiempo de relajarse porque tenía que dormir para trabajar al día siguiente. Ella es toda una peleadora”.


Notas Destacadas