Puede que Tyron Woodley esté en el peor momento de su carrera, pero eso no quiere decir que Colby Covington lo vaya a tomar a la ligera.

En entrevista con el portal canadiense TSN de cara al UFC Fight Night Las Vegas 11, Covington, ex-campeón interino de las 170 libras que llega como amplio favorito a la pelea, reconoció que, aun a sus 38 años, Woodley no está fuera de su mejor forma.

«No puedo ver lo que dicen las casas de apuestas», dijo el ahora miembro de MMA Masters. «Eso no va a reflejar el resultado de la pelea o qué tan cerrada podría llegar a ser. Porque si veo las apuestas dicen que va a ser como caminata en el parque, y para ser realista así no va a ser porque es una rivalidad muy acalorada. Hay una riña real. Nos queremos arrancar la cabeza. Así que no puedo ver lo que dicen las casas de apuestas o escuchar lo que dicen las personas. Él no está fuera de su mejor forma. Tiene 38 años. Daniel Cormier tiene 41 y acaba de pelear por un título mundial. Y sí, ha perdido sus dos últimas peleas por decisión, pero nadie lo ha finalizado. Así que si finalizo a Tyron Woodley el sábado por la noche siento que eso me acerca a una oportunidad titular o una pelea con el ‘Street Judas’ Masvidal».

Covington siempre fue considerado un mal emparejamiento para Woodley por la presión que ejerce, su cardio y su elevado volumen de golpeo. Eso y por el hecho que el ex-campeón lució completamente apagado, siempre con su espalda contra la reja, en sus derrotas ante Kamaru Usman y Gilbert Burns.

Pero si pensaban que íbamos a ver al Covington de siempre, están equivocados.

«De hecho, no creo que el volumen sea clave en esta pelea», explicó el ex-peleador de American Top Team. «Él tiene una derecha explosiva y eso puede ser peligroso. Es explosivo y es un atleta. No creo que quiera exponerme y arrojar muchos golpes, porque me podría contragolpear, porque eso es lo que él quiere, un golpe. Él no quiere una pelea de perros. Él quiere estar en su zona de confort y boom, explotar con una buena derecha y noquearte. Por lo que debo ser astuto. Debo ser inteligente. Por eso tengo buenos entrenadores. Cesar Carneiro armó un buen plan de juego. Vamos a ser diligentes. Hemos sido muy estratégicos sobre la forma en la aplicamos nuestra presión y la forma en la que debemos subir las manos. Eventualmente lo voy a finalizar, pero creo que será en el momento adecuado».

Covington no pelea desde el UFC 245 en diciembre del 2019. Cayó derrotado por TKO en el quinto asalto a manos del aún campeón, Usman.


Notas Destacadas