Colby Covington no ha finalizado una pelea por TKO desde el 2016.

De hecho, el ex-campeón de Peso Welter de la UFC sólo tiene dos victorias por nocaut técnico en su currículum, y de acuerdo a su head coach en MMA Masters, Cesar Carneiro, se debe a que no es un peleador zurdo, postura en la que compitió a lo largo de toda su carrera.

«Él no es zurdo, y nos dimos cuenta de eso», dijo el condecorado entrenador al portal brasileño AG Fight. «Él es diestro, y en el wrestling se coloca la pierna delantera para derribar. En los entrenamientos nos percatamos que nunca se sintió cómodo como zurdo, por eso no noqueaba a nadie. Pero ahora él cambió y todos se darán cuenta. Antes conectaba un recto y bajaba la mano, por eso recibía».

Si bien Carneiro afirma que Covington no solo pegará más fuerte sino que absorberá menos daño, el otro head coach del peleador, Daniel Valverde, también habló de su evolución al ras de lona.

«Tiene muy buen wrestling, pero no lograba mantener control sobre el suelo. Ahora estamos trabajando mucho en eso, en combinar el judo y el wrestling. Él cambió esas transiciones de técnicas en el suelo. Antes no controlaba por abajo, pero ahora cuando logre un derribo va a mantener la posición», advirtió.

Covington se enfrenta este sábado en la estelar del UFC Fight Night Las Vegas 11 a Tyron Woodley en uno de los choques con más mala sangre en las 170 libras, y de acuerdo a Valverde, el ex-campeón absoluto de la división corre el riesgo de ser finalizado por primera vez en su carrera.

«Colby tiene una cabeza maravillosa. Es un atleta nato. Ahora tuvimos la oportunidad de corregir algunos de los errores que él cometía. Woodley nunca ha sido finalizado o noqueado, pero esta vez pasará. Él (Covington) tiene mucha más confianza», concluyó.


Notas Destacadas