Ni Jon Jones ni Alexander Gustafsson, el rival que más a puesto en peligro a Daniel Cormier han sido sus auriculares. El campeón no conseguía colocarlos correctamente durante su labor como comentarista de UFC 216.

Participa de la conversación