En el evento que acogió el regreso a la acción de Tenshin Nasukawa, el kickboxer Shoya Matsumoto fue víctima de uno de los nocauts más feos que se han visto sobre un encordado desde el regreso de los deportes de contacto en medio de la pandemia por el coronavirus.

En el RISE on Abema, celebrado el pasado 12 de julio en Tokyo, Japón, el competidor de 21 años, Tatsuya Tsubakihara, le apagó las luces a Matsumoto de una combinación de gancho derecho y patada alta cuando restaba un minuto para el término del tercer asalto.

El KO fue instantáneo, y como Matsumoto quedó inmóvil sobre la lona, un equipo de paramédicos entró para trasladarlo fuera del ring en una camilla.


Notas Destacadas