Irónicamente, una pelea a puño limpio casi toma lugar en un día de medios del Bare Knuckle FC, la primera promotora en sancionar contiendas de box en esa modalidad en los Estados Unidos desde 1889.

Luego de solicitar su liberación de la UFC, Artem Lobov firmó con la BKFC el pasado 13 de febrero y se conoció que se estrenaría en el deporte ante otro ex-UFC, Jason Knight, este día sábado, en un evento a llevarse a cabo en Biloxi, Missouri.

Poco después se reveló que el ex-pugil, Paulie Malignaggi, saldría del retiro para firmar con la promotora.

Dado el pasado que Malignaggi comparte con el campamento de Conor McGregor, el Presidente de la BKFC, Dave Feldman, afirmó que si Lobov derrota a Knight en su debut, una potencial pelea con el boxeador de origen siciliano haría mucho sentido. Y, en efecto, hoy casi ocurre eso.

Con los medios reunidos en el Mendez Boxing Gym en Manhattan, Nueva York, Malignaggi y Lobov tuvieron un careo en el que el último volvió a ser abofeteado. Aunque lanzaron golpes, ambos fueron separados antes que la situación haya pasado a mayores.

Malignaggi fue contratado por el campamento de McGregor para pulir al irlandés de cara a su pelea con Floyd Mayweather. Pero cuando un vídeo surgió en Internet del Malignaggi siendo aparentemente noqueado por McGregor, el ex-monarca de la IBF abandonó el campamento y desde entonces ha increpado a la ex-superestrella de la UFC tanto en persona como en redes sociales.

El último individuo que abofeteó a Lobov fue el actual campeón de las 155 libras de la UFC, Khabib Nurmagomedov, y ya todos sabemos cómo acabó la cosa.

Si Malignaggi quería llamar la atención de McGregor, puede que finalmente lo haya logrado.