Pride FC dejó de funcionar hace ya doce años, pero los fans más acérrimos de las MMA aún recuerdan sus características – y brutales – reglas.

En Pride, patear la cabeza de un oponente sobre la lona estaba permitido, lo cual se conocía coloquialmente como “soccer kicks” (patadas de fútbol), y aunque el pisoteo de cabezas es algo que en la actualidad es ilegal en las MMA, han habido casos en los que peleadores han sido descalificados por querer patear la cabeza de otro peleador como si fuera una pelota de fútbol.

El pasado 18 de octubre durante un evento de la promoción polaca PLMMA, el Semi-Completo Adam Bieganski fue descalificado en el segundo asalto por noquear a su oponente, Lukasz Klinger, al propinarle una patada ilegal directo en la cara cuando se encontraba con sus cuatro extremidades sobre la lona.