Uno podría decir que el 6 de abril del 2013 marcó un antes y un después en la UFC. Y es que en esa fecha, Conor McGregor, considerado en ese entonces una de las grandes promesas de las MMA en Irlanda, hizo su debut en la promoción.

McGregor llegó a la UFC con el aval de haber sido el primer campeón doble simultáneo en la historia de Cage Warriors, promoción en la que capturó los cinturones de las 145 y 155 libras en menos de seis meses, hazaña que cuatro años repetiría con la UFC.

En su debut sobre el octágono, el irlandés acabó con Marcus Brimage en un asalto.

Esa victoria dio por comenzada una racha ganadora que no acabaría sino hasta tres años después, cuando McGregor fue sometido por Nate Diaz en el UFC 196.

Notas Destacadas