Wanderlei Silva no se presentó a la conferencia de prensa para Bellator 180 en la ciudad de Nueva York, pero incluso así su rivalidad con Chael Sonnen dió el cruce más interesante de la noche. “The American Gangster”, por supuesto, inició el intercambio mofándose de su rival para la estelar del evento por participar mediante videoconferencia desde Brasil: “Me parece un poco raro. Esa tecnología de satélite podría usarse para predecir el clima y proteger la vida de la gente”, soltó Sonnen. “En cambio, usamos un satélite para traer a Wanderlei Silva desde el baño del refugio para hombres donde vive en Brasil”.

“Él sólo habla, todo el tiempo, habla y habla” respondió Silva, que para este punto debería estar acostumbrado a tratar con Sonnen dada la larga enemistad entre ambos. Los dos peleadores fueron entrenadores opuestos en “The Ultimate Fighter: Brazil 3” con una rivalidad que pasó lo profesional, pero no pudieron verse las caras. Un encuentro planeado para UFC 175 fue cancelado por problemas de dopaje de ambos, y ahora vuelven a enfrentarse tres años después. “Espero que estés entrenando más de lo que hablas, porque si peleas igual que la última vez vas a perder muy rápido”.

La “última vez” que Sonnen salió a la jaula fue la estelar de Bellator 170, cuando fue sometido en el primer asalto por Tito Ortiz, y Sonnen tenía su respuesta: “Primero, hice que Tito Ortiz tapeara verbalmente en menos de 60 segundos. Y aunque sospecho que vas a ser más duro, esto igual se va a terminar en un round”. Así, el American Gangster mantiene su historia sobre lo que ocurrió durante su regreso al deporte tras cuatro años de ausencia. “Segundo, Wanderlei cada vez que hablas sólo escucho “blah blah blah”. Me gustaría pedirte que te dirijas a mí de la manera correcta. “Blah blah blah, Señor Sonnen”, con respeto”.

El famoso “Axe Murderer” no lo iba a dejar pasar y su respuesta arrancó risas de los presentes: “Chúpame los huevos”.

Participa de la conversación