Nueva entrega de esta sección, que algunos ya la tildan de estar “maldita” porque tanto Gillespie como Imadaev (que fueron parte de las ediciones pasadas) perdieron sus combates.

En esta ocasión sera Ricardo Ramos el elegido para el desglose. Ramos, quien pelea en la división peso gallo de UFC, estará combatiendo este sábado en UFC Fight Night Sao Paulo, en contra del uruguayo, Luiz Eduardo Garagorri

Credenciales

El Brasileño de 24 años, cuenta con un registro de 13 victorias y 2 derrotas. Antes de su ingreso al UFC, Ramos hizo sus primero seis combates en Brazil, para luego dar el salto hacia Estados Unidos en 2015. El paulista debutó en LFA (ex LFC) en 2015 con una victoria por tko. posteriormente ganaría su siguiente combate y terminaría su participación en dicha promotora, perdiendo por sumisión. En 2016 apareció en el show Looking For a Fight, donde ganó un contrató con UFC tras someter a Alfred Khashakyan. Actualmente Ramos lleva un record de cuatro victorias y una derrota en la empresa.

En combate

“Carcacinha” es un peleador casi equilibrado en su estilo de pelea, ya que entre su pelea de pie, derribos y piso, levemente emerge como superior su habilidad para someter en comparación con las otras. El brasileño cuenta con una pelea de pie tallada por el muay thai, así como muchos otros brasileños que tienen como base el estilo de combate tailandés. Su arsenal se basa en combinaciones estructuradas de puño y pierna; las clásicas combinaciones que encadenan tres puños (donde el jab resalta), terminadas con un un low, middle o high kick. Propio del muay thai, las rodillas y codos no faltan; el paulista los lanza entremedio de las combinaciones, en contras o en acciones aisladas, así como el codazo giratorio que encajó en el mentón de Aiemann Zahabi. Las salidas de los ataques son mucho mas dinámicas prode un muay thai tradicional o poco adaptado al MMA, ya que tiene un buen desplazamiento lateral (sin usar las manos en distancia) y movimientos de cabeza mas pronunciados cuando quita el cuerpo de la linea de fuego. Es un peleador que va encontrando los espacios y el momento para lanzar un ataque conforme se va dado el combate.

Cuando de derribos se trata, Ricardo Ramos no destaca por una gran precisión ni capacidad para llevar al suelo; eso si, cuando la pelea llega al suelo, Ramos logra tener un gran dominio. El mayor número de finalizaciones son por sumisión; y se debe principalmente a su buena transición de posiciones, guardia, dominio sobre el oponente y el instinto para ver los sometimientos. Ramos es capaz de someter con la orden que pida el cliente, ya que en aquel registro de sumisiones, hay triángulos de pierna y brazo, mataleones y armbars.

Proyección

Este sábado enfrenta a Luiz Garagorri, quien creo que es un rival medianamente inferior en la depuración en técnica. La experiencia mayor en el nivel dentro del circuito norteamericano, le da una ventaja a Ramos por sobre Garagorri; sin embargo, el uruguayo enfrentó a rivales experimentados de Latinoamérica. El combate no deja de ser interesante, ya que ambos cuentan con un casi “virtualmente idéntico” registro de tko y sumisión. De ganar Ricardo Ramos aumentará su cosecha en UFC, pero no le dará una subida en el ranking ni menos alumbrar en el mapa de futuro contendiente al título.


Notas Destacadas