Sonará todo lo radical que ustedes quieran, pero es la pura verdad. Los legados de años sin perder, las genialidades con la que los luchadores destruyen a los rivales dejando a todos con la boca abierta o incluso si fueron humildes y sencillos, no valen para nada. ¿Ejemplos? Todos los que quieran, nos vamos al más reciente y ahorro huellas dactilares, Ronda Rousey. No es que me sorprenda, porque esto no viene de ahora, un importante sector de gente lo ha hecho, hacen y harán con el considerado mejor de todos los tiempos hasta que le toque perder.

Estamos siempre con las antenas puestas sondeando todo lo que sale en este increíble mundo de las MMA y procuramos estar pendientes de todo y todos. Fue uno de nuestros lectores, Adrián, el que nos escribía poniendo un ejemplo del fantástico boxeador argentino Sergio Maravilla Martínez al que los periodistas adulaban diciéndole las cosas típicas de; Sergio, la gente te quiere, te admira o te ama incondicionalmente. Pero astuto y realista el boxeador respondía inteligentemente…”espérate que pierda, que después me cuentas”, un tipo listo, sí señor.

En un momento de esos donde eres el protagonista y todos te idolatran, eres una posible víctima de un entorno que te puede hacer creer que eres diferente, tanto que eres indestructible que es lo que le pasó a Ronda. Ella cayó en la trampa, no todos caen, pero ella sí lo hizo y desayunarse todos los días portadas de revistas, periódicos, TV, webs y un largo etcétera diciendo que era irrepetiblemente única y sumado a ello a que los parásitos que se pegan como lapas para aprovecharse de tu éxito que jamás dicen un NO por respuesta, un, no llevas razón o abre los ojos, la hicieron sentirse que todo iba a ser siempre coser y cantar y comenzó a subestimar a rivales, hasta que encontró a quien en un solo segundo la trajo de vuelta al mundo de los mortales, del que todos formamos parte, estrellas y gente normal.

Ronda es una luchadora galáctica, increíblemente buena y excelente, pero es humana y se equivocó en varias cosas que le costaron algo que ella nunca pensó que podría sucederle, perder. Es seguro que de este error va a aprender y mucho.

Volviendo al tema de origen, sea cual fueren las habilidades de un deportista, no es normal que sea el mejor porque lo gane todo durante años y el peor al perder la primera vez y que se tenga hasta que morir porque en un abrir y cerrar de ojos, un gran número de personas olvidan todo lo anterior, ipso facto, es demencial.

En este caso particular Ronda se ha dado cuenta que se ha tenido que tragar las palabras en las que decía a boca llena que se retiraría invicta o que se dedicaría al boxeo para ser campeona del mundo. Su ego se nutrió de las palabras de los que le dijeron que era la más grande, para luego esos mismos decir que si estaba sobrevalorada, o que no valía, que falsos. En esta ocasión la campaña de acoso y derribo con la siguiente de la lista, ha sido desproporcionada o mejor dicho, desproporcionada como siempre hacen cuando toca perder por primera vez a un grande.

Memoria señores, memoria.

Diego Ortiz “El Matador”

Twitter : https://twitter.com/mmaunola
Facebook: https://www.facebook.com/mma.uno
Instagram: https://www.instagram.com/mma.uno/
Próximo(Vídeo) Peleadora noquea a su rival con un brutal spinning backfist
Anterior Bisping no cree que Ronda tenga que despedir a su entrenador
Además de haber estado dirigiendo su programa radiofónico de deportes durante 6 años retransmitía partidos de futbol visitando los mejores estadios de España entre los que se encontraron Santiago Bernabeu o Nou Camp entre otros. A pesar de su afición al fútbol su verdadera pasión son las artes marciales que practicó desde la edad de 8 años y más concretamente el judo que lo enamoro desde la niñez. Por ello desde hace muchos años ha escrito para varios medios especializados en MMA, siendo el ya desaparecido “El Octágono” el primero de la mano de su amigo “Camilo Ortiz”. Un buen día cuando tenían que presentarlo en antena en un programa realizado desde Miami, le pregunto Camilo que cual era su apodo y le dijo que ninguno, pero le insistió que tenía que ponerle alguno y como era de España y allí había toros, pues que “El Matador” y es así que desde hace muchos años es conocido por la enorme comunidad latina que ve sus vídeos y lee sus artículos después de aquel bautizo repentino. “La verdad es que en España hace muchos años era imposible hablar con nadie y te miraban con cara rara al decir MMA o UFC o algún nombre de luchador”. Lo cierto que ahora parece que la extensión y crecimiento de este deporte ha hecho que ya muchos se vayan aficionando, aunque reconoce que: “todavía los que llevamos tiempo en esto debemos seguir aportando nuestro granito de arena para hacer que llegue a todo el mundo este maravilloso deporte” Actualmente está metido de lleno en las MMA siendo reportero acreditado por UFC en eventos en Europa y ampliando cada vez más el número de hispanoparlantes que siguen sus vídeos y artículos desde todo el mundo, lo cual es un orgullo para el.