Los Juegos Olímpicos de Tokio llegaron al final, pero sin dudas tuvieron momentos épicos, como los que rememoramos en esta nota. En la última jornada de boxeo que se desarrolló sobre el ring del Arena Kokugikan se vivió la definición de la medalla dorada del peso mediano masculino.

El brasileño Hebert Conceicao Sousa llegó hasta el tercer y último round con las tarjetas declarándolo perdedor ante el ucraniano Oleksandr Khyzhniak. La única alternativa que tenía para revertir la pelea y llevarse la presea dorada era noqueando al europeo y lo hizo de una forma espectacular.

Aviso

Primero conectó varios golpes en el cuerpo del europeo y también acertó en tres ocasiones sobre el mentón de su rival. Pero el momento cumbre de su obra de arte llegó cuando faltaban 1 minuto y 39 segundos para el final. Ahí encontró un hueco en la guardia del ucraniano y lo derribó con un zurdazo letal.

Gentileza: @FinoYossen

“Para mí no fue una sorpresa ser campeón olímpico porque hay mucha gente trabajando conmigo y solo puedo agradecerles su apoyo. Sabía que sería un gran oponente, muy duro, pero también muy sucio. Golpea mucho en la nuca y yo también empecé a ensuciarme”, dijo el brasileño en una nota con GloboEsporte.

Twitter : https://twitter.com/mmaunola
Facebook: https://www.facebook.com/mma.uno
Instagram: https://www.instagram.com/mma.uno/
Advertisement