Cinco anécdotas de Mike Tyson en la cárcel

Sin dudas uno de los más grandes campeones de peso pesado de todos los tiempos es Mike Tyson y estamos tan solo a 20 días de ver su regreso en una pelea exhibición del 28 de noviembre en el Dignity Health Sports Arena de Los Ángeles, contra otro fenómeno Roy Jones Jr.

Iron Mike lleva 15 años fuera del ring, tras la derrota contra el irlandés Kevin McBride que concluyó su carrera con un balance de 50 victorias en las que consiguió el nocaut en 44 ocasiones y 6 derrotas, mientras que su rival, que fue campeón mundial en cuatro categorías entre 1993 y 2004, luchó por última vez en febrero de 2018 y cuenta con un registro de 66-9 con 47 nocauts.

Pero como toda historia de película, la vida de Tyson tuvo su etapa más negra entre 1992 y 1995, cuando estuvo tras las rejas en una prisión de Indiana por haber sido declarado culpable de abuso sexual contra una joven de 18 años.

En esta nota repasaremos 5 anécdotas de el gran boxeador mientras estuvo en prisión.

1Sexo en la cárcel

En diferentes entrevistas brindadas, Tyson decía que en prisión no tenía privilegios. Sin embargo, después de unos años en su libro La verdad indiscutible reveló que esto no fue así. El boxeador confesó que tuvo más visitas «higiénicas» que cualquier otro prisionero. Además agregó que los encuentros eran en horarios no permitidos.

A pesar de estar en su celda todo el día, su vida sexual fue muy abundante: “Estaba teniendo tanto sexo que estaba demasiado cansado para ir al gimnasio y hacer ejercicio”, dijo Iron Mike.

En diálogo con ESPN, el exdeportista contó que no solo mantenía relaciones con las mujeres que lo visitaban, también con una de las consejeras de la cárcel de Indiana, a quien según él embarazó, pero ella decidió abortar.

Atrás