El peruano Claudio Puelles, competidor del TUF Latinoamérica 3, tiene un récord de 7-1 en MMA. (Macarena Puelles)

Claudio Puelles empezó a pelear como amateur a los 16 años. En menos de un año ganó tres peleas y meses antes de ser mayor de edad –en el Perú, el documento de identidad se obtiene a los 18– ya tenía cinco triunfos como profesionales: sometió a tres rivales, a uno lo acabó por nocaut técnico (TKO) y al otro lo venció por decisión.

A sus 20 años y con un récord de siete victorias y solo una derrota, Puelles, conocido como el “Niño” y compañero de Enrique Barzola en el Pitbull Martial Arts Center (PMAC), es el único peruano que compite en el reality The Ultimate Fighter (TUF) Latinoamérica 3.

En Lima, la capital del Perú, MMA.UNO conversó con él días antes del estreno de la nueva temporada del programa. Puelles fue el primer luchador seleccionado en el programa y formará parte del equipo de Chuck Liddell.

–El casting del TUF generó mucha expectativa del Perú y, al menos públicamente, no hubo detalles sobre la participación peruana, ¿qué pasó en tu caso?
En la parte de grappling sometí a mi rival, era brasileño, con una palanca de brazo. Al final comenzó a darme más guerra, pero igual ya lo había finalizado y lo controlé bien. Cuando terminé mi prueba, yo mismo noté que le había gustado al jurado.

–¿Cómo?
Bueno, los compañeros que estuvieron ahí me lo dijeron. También se dieron cuenta de que mi ficha la colocaron separada de los competidores anteriores que no lo hicieron tan bien.

–La segunda prueba fue de golpeo, ¿cómo te fue ahí?
La verdad es que también muy bien. Traté de lucirme con patadas giratorias y patadas altas. Pateé fuerte para que vean que también era sólido arriba [peleando de pie]. Hice solo 10 segundos y lo dejaron ahí. Ahí ya sentí que estuve bien en las dos áreas.

–Eres alguien alto [mide 1,80 m] para peso ligero, ¿en cuánto peso te mueves cuando no compites?
Yo normalmente peso 83 kg más o menos.

–Tienes que bajar 13 kg, que no es poco, ¿sufres mucho en ese proceso?
Sí, un poco. Pero te diría que depende de qué tan bien haga mi dieta.

–¿Y cómo hiciste para controlar tú mismo tu peso en la casa del TUF? Tengo entendido de que no es precisamente el mejor lugar para comer santo.
En la casa comes lo que quieras y, peor aún, te ponen mucha [comida] basura. La gente se quejaba porque ponían más comida chatarra que sana. En Lima yo estuve llevando una muy buena dieta y nunca la rompí. Pero el mismo día que entré a la casa me tragué todo lo que tenía cerca, todo. Comí todo lo que podía.

–Se te conoce como un tipo serio, creo que no caíste en provocaciones de tus rivales en ninguna de tus peleas en el Perú, ¿con qué actitud llegaste al TUF?
Al principio estuve solo y medio gruñón. Lo que pasa es que fui concentrado en ganar y me alejé un poco de los demás. Yo llegué para pelear, no para hacer amigos. Además, estuve con dieta y el corte de peso me sumaba estrés. Ya después me di cuenta de que la estaba pasando mal y empecé a soltarme un poco más. Eso me tranquilizó e hizo que bajara la tensión.

–¿Cómo encontraste el nivel de los demás participantes?
Hay rivales buenos, algunos muy fuertes. Encontré gente con mucha experiencia y otros con no tanta. Pero creo que la principal diferencia fueron las ganas de ganar. Yo considero que fui uno de los que tenían más hambre de ganar. Algunos quizá querían fama o dinero, a otros les interesaba más hacer bromas o payasear que ganar sus peleas.

Tu compañero de equipo Enrique Barzola ganó el TUF Latinoamérica 2 y a pesar de eso en esta ocasión el Perú solo obtuvo un cupo, ¿qué opinas al respecto?
Me pareció algo muy injusto. El “Fuerte” demostró la garra que tenemos los peruanos y salió campeón de la competencia. Por eso debieron abrir más cupos para los peruanos, pero no se preocupen: conmigo el país está bien representado.

–¿Barzola te dio algún consejo antes de que entraras al TUF?
Las palabras que más tengo grabadas de Enrique son: Enfócate en tu objetivo. En la casa del TUF te hartas de todo y lo único que quieres es estar en tu casa otra vez. Creo que el mensaje del “Fuerte” me ayudaba para tranquilizarme.

Tu entrenador es el “Pitbull” Iván Iberico, quien como luchador compitió en el Jungle Fight y el Río Héroes, ¿cuál es su aporte a tu carrera?
Me aporta toda su experiencia y también es un gran estratega. Él tiene en su récord unas 40 peleas, o sea que ha vivido muchas situaciones que a mí y a mis compañeros nos pueden suceder en algún combate. Yo entré a su equipo a los 17 años, pero él me exigió siempre como a todos los demás. Nunca me permitió aflojar y eso me formó como profesional.

Me comentaron que Iván es “machetero” [alguien que pega duro] en los sparring, ¿es cierto?
[Risas] Nos metemos muy buenos sparrings, ah…

–¿Crees que tienes una pelea pendiente con algún luchador peruano?
Bueno, quedó pendiente la revancha con David Cubas [el único que lo derrotó cuando Puelles acababa de cumplir 18 años]. Me hubiera gustado pelear con Marlon Gonzales, pienso que es un muy buen competidor y puede ser un buen exponente peruano en el extranjero.

–¿Hay algún luchador de UFC al que te gustaría enfrentar?
Quisiera pelear contra Sage Northcutt en mi primera pelea para masacrarlo. Yo sí voy a finalizarlo antes de que acabe el tercer round.

Twitter : https://twitter.com/mmaunola
Facebook: https://www.facebook.com/mma.uno
Instagram: https://www.instagram.com/mma.uno/