No se trata de algo oficial, pero Colby Covington actualmente se está entrenando como si fuera a competir en el UFC 261.

El ex-campeón interino de las 170 libras está seguro que si algo llega a salir mal en la previa del Kamaru Usman vs. Jorge Masvidal que encabezará el PPV, él estará listo para dar un paso al frente.

«Voy a evaluar las cosas cuando esa pelea suceda», dijo el peleador de 33 años a The Schmoe (vía MMA Junkie). «Todos lo saben. La UFC no me lo ha pedido, pero creo que es bastante obvio que soy el peleador de reemplazo. Si algo pasa, si alguien agarra el COVID, si alguien se acobarda y se sale de la pelea, yo me voy a presentar. Me queda cerca. Estamos en Miami ahora. Es una carrera de tres horas y media. Tomaré un bus en ruta hacia Jacksonville y me presentaré a la pelea. Sólo quiero ofrecer buenas peleas y capitalizar porque estoy en el mejor momento de mi carrera, por lo que ya veremos lo que pasa en las próximas semanas».

Desde finalizar en el quinto asalto al ex-campeón de la división, Tyron Woodley, Covington dejó claro que le interesaba una revancha titular con Usman o una pelea de riña ante su ex-amigo y compañero de equipo en ATT, Masvidal. Con el par agendado para el UFC 261 el próximo mes, la UFC intentó convencer a Covington, 11 – 2 sobre el octágono, de aceptar una pelea con Leon Edwards con tres semanas de aviso, pero el ahora miembro de MMA Masters rechazó la propuesta con la intención de esperar al ganador de la próxima pelea titular de la categoría.

El UFC 261 se celebrará el 24 de abril desde la VyStar Veterans Memorial Arena.


Notas Destacadas