Dan Hooker

Dan Hooker tiene el panorama claro: amargar el debut de Michael Chandler en la UFC y reinsertarse dentro del top 5 de las 155 libras.

El neozelandés de 30 años le dará la bienvenida al octágono al tres veces campeón de los Pesos Livianos de Bellator en la co-estelar del UFC 257.

Viniendo de una derrota ante Dustin Poirier en una de las mejores contiendas del 2020, Hooker saldrá con la intención de arruinar los planes de la UFC con Chandler.

«Creo que quieren darle una oportunidad titular lo más rápido posible», dijo el Peso Liviano número seis del mundo a SCMP MMA (vía MMA Fighting). «Ellos quieren que él venga y que luzca como el hombre, sabes. Entonces si viene y domina a un top 3, top 4 o top 5, la gente va a estar como ‘oportunidad titular, oportunidad titular, oportunidad titular’. Porque el 95% de las personas son así de vagas. Sólo miran los resúmenes y piensan, ‘vaya, ¿fue campeón en otra organización? Llegó, venció a un top 5 y ahora va a pelear por el título’. El peligro reside en llegar al top 5. Si fueras a ponerlo primero, como a cualquiera que llega a la UFC, con un top 50, luego un top 30 y luego un top 15, sus probabilidades de perder suben como un cohete. Así que entre más rápido lo acerquen a un título más pueden vender usando su imagen. Así que, para mí, ¿me van a dar un juguete nuevo? Voy a romper al juguete nuevo».

Al tanto de lo que la UFC supuestamente tiene entre manos con la ex-estrella de Bellator, Hooker ha adelantado que sólo le tomará cinco minutos acabar con la pelea.

«Ellos (la UFC) invirtieron un montón de dinero para sacarlo de su contrato, ficharlo y arrojarlo hacia mí, representando yo un horrible choque de estilos para él. Voy a romper ese juguete en cinco minutos. No puedo decir que siento pena por ellos».

Antes de perder con Poirier, el nativo de Auckland se encontraba en una racha de tres victorias seguidas que comenzó con el que hasta la fecha es su última victoria por finalización, su KO en dos minutos de pelea sobre James Vick.

El UFC 257 se celebra el 23 de enero desde el Fight Island en Abu Dhabi.


Notas Destacadas