GettyImages/Brandon Magnus/Zuffa LLC

Derrick Lewis venció a Travis Browne por TKO en el combate estelar de UFC Fight Night 105. ‘La Bestia Negra’ mostró todo su poder al noquear a su rival de forma salvaje. Sin embargo pasó apuros en el primer asalto, cuando un par de golpes conectaron su hígado. A pesar de la evidencia de los impactos, Lewis dijo que no había sido dañado, si no que su problema tenia que ver con sus intestinos.

«Estaba reteniendo mis gases y tratando de respirar al mismo tiempo. Simplemente no me quería cagar en la televisión nacional,» declaró Lewis en la conferencia tras el evento. «Especialmente con todo ese internet en torno a nosotros, haciendo memes de mí, nah, no podía dejar que eso pasara.»

Con esta victoria en su bolsillo, Lewis dice querer quitarse un poco de presión tras haber peleado seis veces en los últimos 16 meses.

«Está causando problemas en casa ya que estoy todo el día con la actitud de combate,» dijo ‘la bestia negra’. «Una vez que entro en modo bestia, me convierto en un animal hasta que llega el combate. Ahora quiero relajar mi mente un poco y trabajar en arreglar las cosas en casa.»

Lewis dejó claro que se tomaría un pequeño descanso tirando de ironía:

«He bloqueado a mis entrenadores y managers. Les he cambiado el nombre del teléfono a ‘No responder’.»

Twitter : https://twitter.com/mmaunola
Facebook: https://www.facebook.com/mma.uno
Instagram: https://www.instagram.com/mma.uno/