Hace un año la única derrota en el currículum de Dominick Reyes había sido una controversial decisión unánime ante el mejor Semi-Completo de todos los tiempos, Jon Jones.

Hoy, el californiano, dos veces retador al título de la división, se encuentra 0 – 3 tras la que fue la primera derrota por KO de su carrera por un codazo giratorio del prospecto Jirí Procházka en la contienda que encabezó el UFC Las Vegas 25.

Aviso

Dos días después del evento, Reyes rompió el silencio para brindar una actualización sobre su estado de salud y felicitar al checo por conectar tremendo codazo.

“Finalmente en casa rodeado por aquellos que amo. ¡Quisiera decir que salí ahí afuera y pelee con todo mi corazón! Lo entregué todo y me alegra que haya sido entretenido para algunos de ustedes. Estoy feliz y consternado como podrán imaginar porque no pude conseguir el resultado deseado. Pero salí y pelee, y por eso puedo decir que estoy orgulloso. Amo este deporte, pero a veces no me ama de regreso, pero eso es para lo que nos prestamos. Quiero decir que estoy bien recuperándome. Y felicidades a @JirkaProchazka. ¡Tremenda pelea y qué codazo! Son los (golpes) que no puedes ver los que te sorprenden. Que Dios los bendiga a todos y nos veremos en la siguiente”.

De acuerdo a las suspensiones médicas entregadas por la NSAC, Reyes podría quedar sin ver acción hasta por seis meses debido a las múltiples lesiones faciales que sufrió en los dos asaltos de pelea.

Me pueden encontrar en Twitter como @JulioFernandoN.


Notas Destacadas


Advertisement