“Sueño con ver sonreír a mi hija”

Desde Ecuador, Marlon Vera, más conocido como Chito, llega a The Ultimate Fighter con un objetivo bien concreto y que le toca el corazón: su hija de tres años padece una parálisis facial y él busca meterse al UFC para conseguir el dinero para operarla. Un guerrero dentro y fuera del octágono.

Los apenas 21 años que delata su documento de identidad nada tiene que ver con su madura mentalidad. Marlon Vera (8-1-1), el más joven del equipo de Fabricio Werdum en The Ultimate Fighter Latinoamérica, piensa y declara como un veterano repleto de experiencia. El ingreso al reality le llegó como un verdadero premio y como un paso gigante en su camino por lograr el deseo de su vida.

“Mi sueño es ver sonreír a mi hija. Eso es lo que no me hace detener nunca. Quisiera que se pueda realizar la operación. Cuando pienso en ella me siento invencible”, relató “Chito”, quien tiene a su nena de 3 años padeciendo síndrome de Mobius, lo que le genera una parálisis facial. “Mi esposa ahora está embarazada, eso también me genera una motivación gigante”, agregó.

El único ecuatoriano de la casa se inició tarde en las artes marciales, pero al parecer no le costó perfeccionarse de forma rápida: “A los 16 no me gustaba ningún deporte pero empecé a hacer jiu jitsu y luego traté de completarlo peleando de pie. Me gustaba todo lo que era combate.

A los 17 años recién hice mi primera pelea de artes marciales mixtas. Me considero un luchador de piso que también puede pelear parado”. Y de inmediato se planteó un objetivo, a pesar de que pocos confiaban en él: “Vi lo que era el UFC y dije que es lo que yo iba a hacer cuando sea grande. Sólo repetía que iba a pelear ahí y me decían que estaba equivocado, que era imposible. En un abrir y cerrar de ojos logré quedar a un paso de mi sueño”.

De todas formas, Chito sabe que no fue tan fácil llegar a su actual posición: “Me costó un montón por no tener absolutamente nada de apoyo. Sólo conté con las redes sociales y los fanáticos del deporte, eso me ayudó. En lo económico tuve que pelear por muy poco dinero”.

Pero, siempre agradecido, quiso destacar la labor de los ecuatorianos que hicieron campaña por Twitter para que la promotora lo tuviera en cuenta: “Eso fue lo más fuerte, lo que impactó al UFC. Venir de un país muy novato y ver que por un peleador se hizo tanta propaganda le gustó a los directivos. Les responderé con mucho amor, gracias a ellos estoy donde estoy”.

En la vida, mantiene vigente el sueño de poder lograr una sonrisa para su hija. En cuanto a lo deportivo, Vera tiene claro que apuesta fuerte y que es una de las grandes promesas de las artes marciales mixtas. “Mi sueño es formar parte del UFC pero hay que ir paso a paso en la vida. Quiero llegar y mantenerme”, cerró.

Twitter : https://twitter.com/mmaunola
Facebook: https://www.facebook.com/mma.uno
Instagram: https://www.instagram.com/mma.uno/