Miembro del Salón de la Fama de UFC, que tiene a los mejores que fueron parte del octágono de la organización, el ex campeón welter y medio Georges St-Pierre admite que no siente la falta de pelear. Según el canadiense, la motivación en su momento era la sensación de ganar, pero el estrés de ese entonces fue el causante de su retiro.

“Nunca gusté de pelear y no miento cuando digo eso. Nunca aproveche mi tiempo en el octágono, ni un segundo. Hice eso porque amaba ganar, amaba sus beneficios y amaba la libertad. En esa época era joven, tenía el dinero, las mujeres, la fama y acceso a cosas que nadie tiene. Fue la libertad, por eso hice eso. Nunca hice esto porque me gustaba competir o pelear. Yo odie estar en el más alto nivel. Es tan estresante que era insoportable para mí”, afirmó GSP, en entrevista para UFC.

Al preguntarle sobre las principales motivaciones de esa época que fue campeón welter. St-Pierre afirmó que le gustaba “Correr Riesgos” y de las recompensas de cada triunfo dentro de UFC.

“Me gustaban las recompensas. Cuanto mayor el riesgo, mayor la recompensa, y por eso lo hice, fue muy bueno y lo aproveche. Ahora, siento falta de las recompensas, siento falta de la sensación de ganar. Pero no siento falta de la sensación de pelear, ni mismo por un segundo”, concluyó.

A pesar de estar retirado, St-Pierre no ha dejado de entrenar y aún es considerado para enfrentar a Khabib Nurmagomedov, que se retiró tras someter a Justin Gaethje, en UFC 254.

El canadiense, que será inducido al Salón de la Fama, tiene un récord de 26-2. El no ve acción, desde que sometió a Michael Bisping y se coronó campeón peso medio en la pelea estelar de UFC 217.


Notas Destacadas