La historia de José ‘Shorty’ Torres comienza como muchas otras, una infancia difícil al crecer en un vecindario peligroso en su ciudad natal de Chicago. Pero los caminos que tomó su vida fueron todo menos ordinarios. Un buen atleta profesional es como un diamante, cortado y pulido por la cantidad de presión sobre ellos.

A los cuatro años se inició en las artes marciales de la mano de su padre y siguió entrenando desde entonces. Bajo el paraguas del legendario entrenador Bob Schirmer, Shorty se convirtió en un artista marcial completo, dominando el juego de pie, el suelo y, especialmente, la lucha libre.

Su lucha fue tan buena, de hecho, que le valió a Torres una oportunidad única en la vida, cuando dejó la escuela secundaria y fue galardonado con una beca completa debido a la excelencia deportiva.

Pero el joven Torres era mucho más que “un luchador con un volado”, como se puede encontrar en cada rincón. Una amenaza en una multitud de formas, luego siguió la única carrera que podía poner en práctica todas sus habilidades: las artes marciales mixtas.

Fue entonces cuando José mostró su incomparable resistencia. Después de sufrir una derrota en su primera pelea amateur, se recuperó y se convirtió en la primera gran estrella en la escena IMMAF, donde se convirtió en dos veces campeón mundial. El dominio se repitió en el circuito de Estados Unidos. 

Compitiendo a nivel nacional, Torres se convirtió en doble campeón. Ya era hora de que se uniera a las grandes ligas. En BRAVE Combat Federation tendrá la oportunidad de ostentar su primer título mundial profesional.

Pero no sin antes retribuir a su comunidad y superar sus propios obstáculos. Incluso antes de conquistar su ansiado título mundial, Shorty ya era un referente para la gente de su barrio, por el ejemplo que dio y el apoyo que brindó a través de la “Fundación Team Shorty”.

Sin embargo, la pérdida más dura de la vida de Shorty no provino de las jaulas. Semanas antes de luchar por el título mundial, perdió a su padre y mentor. 

Fue el momento más difícil de su vida y Torres se retiró de la pelea por el campeonato, que muchos consideraron como un posible final de su carrera profesional.

Pero luego viene la última parte de la historia, la que muestra por qué José «Shorty» Torres alcanzó el estrellato internacional y se convirtió en uno de los nombres más prominentes en la división de peso mosca en todo el mundo: se puso de pie y volvió a fijar el objetivo en el título mundial, esta vez para él y para la memoria de su papá.

Tras una victoria sobre Blaine O’Driscoll, Torres ahora entra en el BRAVE CF Arena en Rostov para el mayor desafío de toda su carrera: Ali «Puncher King» Bagautinov. Se enfrentará a Bagautinov en el evento principal de BRAVE CF 55, que se llevará a cabo el 6 de noviembre, en asociación con PRO FC.

Una victoria sobre la superestrella rusa en su país de origen, que el propio Torres ya calificó como un momento al estilo «Rocky», lo enviará directamente a la gran final contra Velimurad Alkhasov, para cimentar su nombre, de una vez por todas, en la historia de las MMA.

Twitter : https://twitter.com/mmaunola
Facebook: https://www.facebook.com/mma.uno
Instagram: https://www.instagram.com/mma.uno/