Hoy es “jueves de antaño”, conocido en las redes sociales como “TBT o ThrowBack Thursday”, así que…veamos algo de historia.

Un día como hoy 5 de marzo pero del 2016 (hace 4 años), tuvo lugar una de las peleas más taquilleras en la historia del UFC, cuando Conor McGregor se enfrentó a Nate Diaz en el UFC 196, celebrado en el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas, Nevada.

McGregor, venía de una racha impresionante de 15 victorias de forma consecutiva, 7 de ellas dentro del UFC, y de convertirse en campeón indiscutible de peso pluma luego de vencer por KO en 13 segundos al ex monarca de la división y futuro salón de la fama, José Aldo.

«The Notorious» estaba en la cúspide de su carrera, así que se comenzó a trabajar en una posible pelea «Campeón vs. Campeón» con el entonces monarca de las 155 libras, Rafael Dos Anjos, algo que, aunque suene raro en estos días hubiese sido solo la segunda vez en la historia que ocurriría (La primera ves fue St-Pierre vs. Penn en UFC 94).

Rafael Dos Anjos, Dana White y Conor McGregor en rueda de prensa (Jeff Bottari/Zuffa LLC/Getty Images)

Lamentablemente, Dos Anjos sufrió una lesión en uno de sus pies y salió de la pelea. Le fue ofrecido en primera instancia sustituir a Dos Anjos a Aldo, como una revancha inmediata a su derrota por el campeonato de las 145 libras, sin embargo, éste declinó la oferta por falta de tiempo para prepararse.

El segundo ser llamado para ser sustituto fue el ex campeón de peso ligero, Frankie Edgar, pero también declinó citando una lesión en la ingle. Fue así como el ganador de la 5ta temporada de «The Ultimate Fighter», Nate Diaz, fue anunciado como reemplazo para enfrentar a McGregor.

Diaz, tenía marca de 18-10 en ese entonces, y venía de vencer a un top 5 de la división de pesos ligeros, Michael Johnson.

Lo mejor de este encuentro es que se habían unido dos peleadores que saben como vender una pelea, por lo que la gira de medios y las entrevistas realizadas a cada uno de los peleadores aumentaban cada vez mas el morbo en los fanáticos.

Dentro del combate, el primer round, McGregor logró sacar mejores combinaciones y conectar a Diaz, pero los golpes no tuvieron tanto efecto. De hecho, McGregor pareció desesperarse un poco a mediados del asalto y esto le costó unos cuantos golpes de parte del veterano de las 170 libras.

View this post on Instagram

Watch more on @UFCFightPass!

A post shared by ufc (@ufc) on

En el segundo, Díaz se veía más confiado y logró aterrizar una combinación uno-dos que aturdió a McGregor. El campeón irlandés se mantuvo de pie, pero Díaz sabía que estaba herido. Continuó atacando hasta obligar a McGregor a intentar un derribo y aquello fue el principio del fin.

Díaz logró llegar a la espalda de McGregor mientras este trataba de defenderse de un inminente desenlace. Fue cuestión de tiempo para que Díaz lograra un mataleón a los 4:12 del segundo asalto haciendo que McGregor «tapeara«.

Ese día el UFC hizo historia. El UFC 196 se convirtió en aquel entonces, en el segundo evento de UFC con más compras de PPV (1.5 millones), solo detrás del histórico UFC 100.

Pero además, fue el día en que nació la famosa frase de Nate Diaz: «I’m not surprised, motherfuckers».

Posteriormente, ambos se enfrentaron nuevamente y esta vez ganó McGregor (UFC 202).

¿Qué opinan ustedes, debería hacerse una tercera pelea de desempate?

Twitter : https://twitter.com/mmaunola
Facebook: https://www.facebook.com/mma.uno
Instagram: https://www.instagram.com/mma.uno/