La obsesión por los esteroides anabólicos y sus consecuencias en los peleadores

Muchos peleadores consumen esteroides anabólicos como si fueran un suplemento de su estricta dieta para rendir al máximo nivel. Este método sin embargo, esta lejos de ser útil para mejorar sus condiciones físicas. Su utilización generalmente termina con efectos desastrosos para el desempeño deportivo y en algunos casos hasta con sus propias vidas.

Específicamente en la UFC, estos problemas fueron prácticamente erradicados desde el 2015 con la llegada de los controles de la USADA, que tiene como una de las pruebas más fehacientes, la observación sobre como se logra enormes cantidades de músculo en un tiempo muy corto, en algunos peleadores.

A continuación algunos casos famosos de artistas marciales que han sufrido esta obsesión. Hay muchos casos que quedaron fuera de la nota pero serán incorporados en futuras publicaciones.

11Kimbo Slice

Kevin Ferguson, más conocido como Kimbo Slice, era un gran consumidor de anabólicos, hasta creía que su ingesta, regulada por profesionales, podía beneficiar al show y además hacerlo ganar en las peleas que participaba. Tras experimentar dolores abdominales agudos, náuseas y falta de aire, falleció a los 42 años, producto de una insuficiencia cardíaca.

Sin embargo, una pelea con Dhafir Harris en Bellator 149 dejó muchas críticas por el estado físico del oriundo de Bahamas. Luego del combate a Kimbo se le detectó testosterona exógena (Cipionato, propionato, Sustanon 250) y Nandrolona.

Atrás