La obsesión por los esteroides anabólicos y sus consecuencias en los peleadores

Muchos peleadores consumen esteroides anabólicos como si fueran un suplemento de su estricta dieta para rendir al máximo nivel. Este método sin embargo, esta lejos de ser útil para mejorar sus condiciones físicas. Su utilización generalmente termina con efectos desastrosos para el desempeño deportivo y en algunos casos hasta con sus propias vidas.

Específicamente en la UFC, estos problemas fueron prácticamente erradicados desde el 2015 con la llegada de los controles de la USADA, que tiene como una de las pruebas más fehacientes, la observación sobre como se logra enormes cantidades de músculo en un tiempo muy corto, en algunos peleadores.

A continuación algunos casos famosos de artistas marciales que han sufrido esta obsesión. Hay muchos casos que quedaron fuera de la nota pero serán incorporados en futuras publicaciones.

9Vitor Belfort

“El fenómeno”, Vitor Belfort quien actualmente incursiona en el boxeo, fue uno de los peleadores de MMA que estuvo implicado en el consumo de sustancias que sin dudas generaron muchos cambios en su cuerpo y también dificultades.

Ya en su etapa en PRIDE, el peleador, había dado positivo por sustancias anabólicas en su cuerpo, pero hubo una etapa en UFC en que todos lo miraban y pensaban: “Vitor, por favor basta”. Su físico en las peleas de 2013 ante Bisping, Rockhold y Dan Henderson era de “otro persona”, completamente “inflado” y musculoso por todos lados.

Es decididamente peligroso para la salud el consumo de estas sustancias. Jon Jones, incluso, llegó a decir que la pelea del UFC 152 había sido un peligro para su vida porque el brasileño estaba con esteroides.