Usar los pies como armas en las artes marciales mixtas –como en otras disciplinas- es conocido más que nada por su letalidad. Patadas a la cabeza, frontales, giratorias, circulares y al cuerpo son aclamadas por los espectadores.

Pero hay una que no llama tanto la atención, que no es tan tenida en cuenta por los aplausos o gritos. Estas atacan una zona que es realmente complicado que generen un TKO, pero son realmente efectivas ya que pueden al rival controlado en todos los aspectos.

Este particular golpe fue aportado a las MMA por dos diferentes disciplinas: Muay Thai y Kick Boxing. Desde la primera la más conocida es la patada directa a la tibia, que si llega a ser bien impactada, abre un camino importante para ataques ya que desestabiliza al rival. Pero las que van trabajando realmente la movilidad y potencia del contrario provienen del Kick Boxing.

Disminuir las posibilidades de perder a cero es también una forma de ganar. Para lograr esto se utilizan varias estrategias: llevar las acciones al suelo, clinchear constantemente o debilitar física y psicológicamente al contrincante. Si nos centramos en esta última, las low kicks dejarían de ser un actor de reparto para pasar a ser el principal.

Una dosis correcta de patadas a los muslos, gemelos o ligamentos de la rodilla es prácticamente letal ¿Por qué? Muy sencillo, un wrestler o judoca necesita de la fuerza de sus piernas para realizar un derribo. Si esta zona fue correctamente trabajada, será muy complicado que pueda lograr su cometido. Un stryker (de cualquier naturaleza) baza la potencia de sus bombas en las piernas. No es casualidad que el mítico boxeador Sugar Ray Robinson al retirarse haya dicho “Me retiro porque mis piernas no pegan como antes”.

Entonces si se le sacan los caballos de fuerza a este tipo de guerreros, ya no habrá peligro alguno. Privar al adversario que aplique sus mejores movimientos, supone también un desgaste importante en la moral del mismo. La impotencia comienza a ganar lugar, los errores surgen constantemente y las instrucciones de la esquina que antes guiaban, pasan a ser solo gritos que no se pueden descifrar. Resultado: El aspecto psicológico está completamente dañado, el combate está perdido.

UFC 107: BJ Penn vs Diego Sanchez
BJ Penn castigando a Diego Sanchez con Low kick

Dentro de las MMA no hay tantos atletas que hayan sido conocidos por ser especialistas en este rubro. El retirado peso pesado Pat Barry (8-7 MMA 17-6-1 Kick Boxing) en siete de sus ocho victorias, utilizó las patadas a las piernas como arma principal. De hecho, tres de esos ocho se rindieron porque no podían seguir de pie: Mike Delaney, Simon Diouf y Dan Evensen.
Otro que dio espectáculo utilizando este tipo de ataque es el brasilero Ricardo Arona (14-5). A diferencia del anterior guerrero, “The Brazilian Tiger” no logró ninguna finalización por este medio, pero si aseguró casi todos sus triunfos por decisión al demoler la movilidad de sus rivales. Wanderlei Silva, Alistair Overeem y Dan Henderson estuvieron sin poder caminar por largas horas luego de chocar con el oriundo de Niteroi.

Entre los actuales, se destacan Carlos Condit y Melvin Manhoef. “The Natural Born Killer” (29-8) es conocido por las combinaciones de puños y patadas que realiza en cada uno de sus combates.
En su repertorio, las leg kicks ocupan un lugar fundamental. Aquel triunfo sobre Nick Díaz fue una demostración sublime de cómo disminuir la potencia y el movimiento de un experto en el combate de pie. Por su parte, Manhoef (29-12-1) las utiliza como medio para encontrar un espacio en blanco en la defensa rival, ya que es un noqueador nato (27 victorias por este medio). Una vez, a pesar de haber perdido, dejó en reposo total al actual campeón de peso welter de UFC, Robbie Lawler, por más de un día.

Pierna de Urijah Faber despues de pelear con Jose Aldo

No es casualidad que dentro del entrenamiento de cada peleador, el ataque tanto como la defensa de las piernas sea una parte importante. Con el paso de los años, dejó de ser un simple ataque para convertirse en una importante herramienta. De hecho, hoy en día las esquinas indican constantemente a quienes están dentro de la jaula que descarguen su ofensiva en las piernas contrarias.

Pero cuidado, no hay que abusar ni ser predecible, porque puede ser defendido o, peor aun, ser el inicio de un contraataque. Siempre es recomendable lanzarla luego de una finta o dentro de una combinación de golpes. Si se utiliza repetidamente, sin ningún factor que genere la distracción del rival, todo puede acabar mal. Un experto en BJJ como Rousimar Palhares aprovechar un movimiento en falso para aplicar un heel hook o un ankle lock.
Como podemos ver, no tendrán la carga de espectacularidad que tienen otros ataques con las piernas, pero las low kicks son ese enemigo silencioso que tanto temen la mayoría de las artes marciales que son parte de las MMA. Sin piernas no hay fuerza ni rapidez, sin estos dos factores la derrota está asegurada.

Nota de : Francisco Andreottola
Lo puedes seguir en Twitter:

Twitter : https://twitter.com/mmaunola
Facebook: https://www.facebook.com/mma.uno
Instagram: https://www.instagram.com/mma.uno/