Si bien uno podría decir que Conor McGregor le ganó un asalto a Khabib Nurmagomedov – el tercero, para ser más puntuales -, el irlandés está convencido que estaba ganando la pelea que encabezó el UFC 229 hace ya dos años hasta antes de ser sometido.

Respondiendo comentarios en Twitter, McGregor, que estaría apunto de volver al octágono para una revancha con Dustin Poirier en enero del 2021, explicó porqué «ganó» el primero, el segundo y hasta el cuarto asalto, que fue cuando Nurmagomedov lo sometió con una palanca al cuello para cumplir con su primera defensa titular.

Además, presumió de un rodillazo ilegal con el que castigó al ruso y por el que Herb Dean ni le dio una advertencia.

«Gané el primer round. Lo superé en volumen de golpeo 3 a 1. Codos, rodillas. Se mantuvo sujeto a mí todo el asalto. Él ganó el segundo asalto. En ese asalto él tuvo el intento de kimura del cual hablas. Le di un rodillazo con toda mi fuerza en su ojo y rompí el agarre. ¡Un golpe hermoso! Gané también el tercero y el cuarto hasta el resbalón».

Desde perder aquella pelea a finales del 2018, McGregor ha reiterado en múltiples ocasiones que él cree que la iba ganando. Sin embargo, las tarjetas de los jueces se encontraban 29 – 28 a favor de Nurmagomedov hasta antes del que sería el último asalto, el cual también dominó hasta encajar el neck crank que le daría la victoria.

Nurmagomedov se prepara para poner su cinturón sobre la línea por tercera vez cuando se enfrente este sábado a Justin Gaethje en la estelar del UFC 254.


Notas Destacadas