El aún monarca de los Pesos Livianos de la UFC, Khabib Nurmagomedov, estuvo pendiente de la estelar del UFC 257, donde Dustin Poirier se convirtió en el primer peleador en frenar por la vía del TKO a Conor McGregor.

En un tuit publicado poco después de que la estelar concluyera, Nurmagomedov atribuyó el declive de McGregor a los cambios que su campamento ha sufrido, asegurando que su derrota con Poirier fue resultado de hacer «sparring con niños pequeños».

Cuestionado en la conferencia de prensa después del PPV, McGregor negó que haya hecho cambios en su campamento e invitó al ruso a pelear si planea seguir hablando.

«Mi equipo ha sido el mismo desde el primer día», dijo el ex-campeón a los medios (vía MMA Junkie). «No he cambiado ni una sola cosa. Respeto a los atletas. Pero ese es el carácter de ese hombre, escondido detrás de una mascara. No importa. ¿Qué es lo que va a hacer? ¿Va a regresar o no? Si quieres mis comentarios irrespetuosos regresa para que peleemos otra vez, mi hombre. Estoy aquí para eso».

Aunque Dan White aseguró que Nurmagomedov pensaría regresar al deporte dependiendo de lo que suceda en la estelar y co-estelar del UFC 257, el daguestaní le llevó la contraria al presidente de la UFC diciendo que pelear no está entre sus planes.

En la que sería su primera defensa de título, Nurmagomedov sometió a McGregor con una palanca al cuello en la estelar del UFC 229 hace ya más de dos años.


Notas Destacadas