MONTREAL, QC - MARCH 16: (L-R) Nick Diaz taunts Georges St-Pierre in their welterweight championship bout during the UFC 158 event at Bell Centre on March 16, 2013 in Montreal, Quebec, Canada. (Photo by Josh Hedges/Zuffa LLC/Zuffa LLC via Getty Images)

En el transcurso de la historia, hubo varios casos emblemáticos de atletas que fueron sancionados por haber utilizado drogas sociales durante una competencia deportiva profesional. Ahora bien, si estos narcóticos no le causan ninguna ventaja al consumidor ¿es justo que se lo suspenda o expulse del deporte que practica?

Uno de los grandes males de todas las disciplinas en general son los famosos PEDS (performance enhancing substances) o drogas que mejoran el rendimiento. Muchas leyendas de diferentes deportes cayeron en la trampa de consumir anabólicos u otro tipo de estupefaciente para sacar ventaja del resto: Maradona en el fútbol (mundial 1994), Lance Armstrong en el ciclísmo (a pesar de nunca haberlo admitido, se le quitaron todas sus medallas del mítico Tour de France), Mark McGwire en el baseball y Justin Gatlin en velocidad, entre otros.

Una vez que su nombre sale a la luz y se lo asocia con alguna de estas drogas, luego de una larga investigación y un juicio justo, son condenados no solo económica sino también deportivamente. La mayoría de las veces son sanciones que pueden durar de seis meses a varios años fuera de la actividad profesional. Obviamente estos tribunales castigan con dureza estos casos para que el resto no caiga en la misma trampa de los anabolicos, efedrina, etc.

Ahora bien ¿qué pasa cuando un atleta consume una droga social antes de practicar su actividad deportiva? Normalmente lo perjudica en todo sentido. Si tomamos como

Los PEDS o esteroides anabólicos son uno de los peores males del deporte.
Los PEDS o esteroides anabólicos son uno de los peores males del deporte.

ejemplo la marihuana, la droga social más consumida del mundo, en el deportista altera la capacidad de reacción y la percepción en el tiempo y del espacio. A largo plazo aparece lo que los científicos han llamado en honor a quien lo identificara; el Síndrome de O´Brian; que es un estado en el que el  atleta se vuelve peligrosamente apático y perezoso para la práctica de los deportes; experimentando sensaciones de frustraciones más fáciles frente a situaciones de falla física, se crean pensamientos irreales y aumenta la introversión.

En pocas palabras, lo único que hace la persona que practica de forma profesional un deporte al consumir marihuana es arruinar su carrera ¿le saca ventaja al resto? como pudimos ver, lo único que hace es darle ventaja a su rival. Si nos centramos en estupefacientes mucho más potentes y dañinos como la cocaína, heroína o éxtasis, los resultados serán aun peores a los que genera el cannabis. Dejamos de lado tanto el alcohol como el cigarrillo, ya que a pesar que son igual o más perjudiciales a largo plazo que los nombrados, ambos están permitidos por la ley.

La marihuana, como cualquier otro tipo de droga, lo único que hace es perjudicar al deportista.
La marihuana, como cualquier otro tipo de droga, lo único que hace es perjudicar al deportista.

Si lo único que hacen es disminuir el posible éxito del atleta ¿Por qué se castiga casi de igual manera la droga social que las que generan una ventaja deportiva? Es una de las preguntas más difíciles de contestar, porque hay varias posiciones al respecto de este tema. Están quienes dicen que lo que hace cada hombre o mujer con su cuerpo, mientras que no genere ventaja deportiva, no tiene que ser penado. Pero están quienes ponen en la misma bolsa a los PEDS, efedrina, marihuana, cocaína y todo elemento que destruya la salud del ser humano.

Un ejemplo reciente de esta controversia es Nick Díaz. El hermano mayor del clan Díaz, fue suspendido por 18 meses (originalmente habían sido cinco años, pero en enero de este año le bajaron la pena) por ser reincidente en el dopaje positivo por marihuana. Una gran porción de los fanáticos coincidieron que esta pena fue excesiva, ya que la substancia encontrada no ayudó en nada al guerrero dentro del octágono. Pero lo indiscutible es que haya sido castigado.

Nick Díaz no se salvó de la condena de la USADA.
Nick Díaz no se salvó de la condena de la USADA.

¿Por qué razón? Los atletas a este nivel de élite, son el espejo de millones de jóvenes que sueñan con el día que el teléfono suene y sea un agente de UFC en busca de su contratación. Ellos tienen que ser un ejemplo para las futuras generaciones. Ser deportista profesional no es un juego, ni siquiera un trabajo, es una filosofía de vida que comienza por la conducta. Esa «conducta» es uno de los valores más difíciles de transmitir ya que va de la mano con la responsabilidad, palabra con la que el ser humano tiene serios problemas. Por eso, es muy importante que siempre se mantengan alejados de cualquier tipo de problema de esta índole.

No es lo mismo que se halle marihuana en un examen antidopaje que drostanolona, un esteroide anabólico muy común. Parece injusto que se penen a ambos resultados positivos casi de la misma manera, pero hay que entender que las artes marciales mixtas no pueden permitirse ser como el ciclismo, deporte en el que la trampa va diez escalones más arriba que los dopings. Todavía es una disciplina joven, que a duras penas cumplirá en 2018 treinta años de existencia. Por eso es importante en esta etapa ser duro y controlar lo máximo posible a cada uno de los atletas.

El argumento de «cada uno hace lo que quiere con su vida» es aplicable a una persona común y corriente, que no se destaca en ninguna disciplina o es ejemplo de otros que quieren ser como él/ella. Por eso, la condena deportiva a las drogas sociales es correcta. No porque den una ventaja, sino porque dan un mal ejemplo a las futuras generaciones de un deporte en pleno crecimiento.

Twitter : https://twitter.com/mmaunola
Facebook: https://www.facebook.com/mma.uno
Instagram: https://www.instagram.com/mma.uno/