Holly Holm cambió la historia de las MMA cuando en noviembre de 2015 aplastó a la todopoderosa Ronda Rousey, noqueándola en el segundo asalto, y dando un verdadero recital de movimiento en el octágono. Pese a ello, el decepcionante regreso de Rousey, los resultados de Miesha Tate ante Nunes y Pennington, y la racha de tres derrotas que acumula la propia Holm desde que ganase el cinturón; hacen pensar que quizás la división gallo femenina de UFC ha estado inusualmente inflada desde su creación.

Germaine de Randamie derrotó a Holly en un combate aburrido, donde la única pizca de sal la puso la holandesa al golpear hasta en dos asaltos consecutivos a su rival fuera de tiempo. A pesar de que ‘La hija del pastor’ propuso más que su adversaria, recibió una cantidad de impactos muy superior.

Es la tercera derrota consecutiva de la ex campeona de peso gallo. Aunque todas hayan sido contra grandes rivales, no hay excusa en ninguna de ellas. Quizás contra Miesha Tate iba ganando el combate, pero según las ‘score cards’ de UFC 196: si ‘Cupcake’ no hubiese logrado la sumisión, la pelea hubiese sido declarada empate.

Ante Valentina Shevchenko, se esperaba una contundente victoria de Holly. La gente entendió que,  habiendo destruido a Rousey, lo de Tate tenía que haber sido un tropiezo. Ahora tocaba striker contra striker, y en el juego de pie todos pensabamos que Holm era imparable. Para nuestra sorpresa, Valentina fue una apisonadora ante la ex campeona, y acabó llevándose el combate por un contundente 49-46.

Tras las dos primeras derrotas todos esperábamos que fuese emparejada con alguien fuera del top cinco, para darle facilidades de cara a reconducir su carrera. Sin embargo, un proyecto mucho más ambicioso salió a la palestra: Combatir por el nuevo título de peso pluma de UFC.

Qué difícil es pensar que, ahora que ya conocemos como acabó esta disputa, Holly Holm ha estado a punto de entrar en el selecto grupo de los dobles campeones de la historia de UFC, donde solo tres personas han conseguido ingresar, y estamos hablando de auténticas leyendas.

Creo que el lector estará conmigo, si afirmo que las MMA son un deporte en el que un golpe lo cambia todo. Pero es que en las tres derrotas de Holly, no hubo ningún golpe que acabase la pelea antes de tiempo. Sin embargo si lo hubo en su pelea contra Rousey.

Viendo ahora el paupérrimo nivel que ofreció Ronda en su regreso contra Nunes, habría que plantearse si la división femenina de peso gallo de UFC ha sido una especie de patio de recreo hasta la llegada de la nueva hornada que ahora rige la cabeza de la división.

Quizás Holly Holm nunca fue una mega estrella. Quizás simplemente derrotó a una peleadora que no había tenido hasta entonces contrincantes de su nivel. Y puede que ese nivel nunca haya sido tan alto como nos intentaron vender.

Twitter : https://twitter.com/mmaunola
Facebook: https://www.facebook.com/mma.uno
Instagram: https://www.instagram.com/mma.uno/