Peleadores de MMA que arruinaron sus carreras con drogas y alcohol

Es ampliamente conocido que para competir al más alto nivel en cualquier deporte, los atletas deben tener una disciplina suprema, y hacer sacrificios en sus vidas personales para ser capaces de desempeñarse de la mejor manera.

Los peleadores profesionales de MMA deben evitar cosas como quedarse hasta tarde en fiestas, beber alcohol, y consumir drogas recreativas. Pero para algunos, la tentación puede ser difícil de resistir.

En este artículo le daremos un vistazo a 10 estrellas de las MMA que se vieron seducidos por el estilo de vida fiestero, y ni siquiera el hecho de tener que entrenar para una próxima pelea fue suficiente para evitar que sucumbieran ante sus instintos básicos.

10Evan Tanner

 

El excampeón de peso medio del UFC, Evan Tanner, fue un personaje complejo que pasó por el deporte siendo uno de los chicos buenos, pero en realidad era un alma torturada con una vida con tendencia a descarrilarse.

Tanner no era un animal de fiesta, pero sus tormentos internos lo llevaron a convertirse en un alcohólico y en un adicto a las apuestas.

En su peor momento, Tanner dejó de pelear y entrenar durante dos años mientras llevaba una existencia nómade, viajando de lugar en lugar sin dirección fija mientras caía en las profundidades de su adicción.

“Estoy tan ido, viviendo en el camino, y bebiendo en el olvido, que en estos momentos de debilidad me pregunto si puedo regresar”, confesó Tanner en un diario en línea.

Evan incluso reveló que el alcohol ya era un problema cuando se encontraba en la cima de su carrera.

“A lo largo de mi carrera, si quieres llamarlo de esa manera, he sido un gran bebedor. Sólo he entrenado un mes o dos al momento en que firmo para una pelea. Algunas veces he dejado el alcohol, otras veces no. Creo que es obvio en qué peleas no lo dejé”.

A pesar de que Tanner eventualmente se recuperó, él admitió luego de una serie de derrotas, que su adicción le pudo haber cobrado un precio del que su cuerpo no pudo recuperarse.

Tanner murió trágicamente en 2008 en un viaje de campamento en solitario que salió mal.

Atrás