El mundo del boxeo se está metiendo en las MMA. Con Mayweather Promotions a la cabeza, está tentando a los principales guerreros a abandonar la jaula y subirse al ring.

Es de público conocimiento que el boxeo viene en caída libre hace varios años. Cada vez son menos las figuras que resaltan a nivel mundial; ya no se encuentran Mike Tyson, Rocky Marciano o Ray Sugar Leonard. De hecho, con el retiro de Floyd Mayweather Jr., la única superestrella que queda (aunque todavía esté en crecimiento) es Gennady Golovkin, más conocido como «GGG».

La credibilidad del box se fue apagando como su emoción a través de estas últimas décadas. La sospecha continua de peleas arregladas hicieron que la opinión pública ponga un manto de dudas sobre cada resultado importante. De hecho, se hizo tan famoso este tema (generado por el oscuro mundo de las apuestas) que hasta aparece películas como algo regular (Pulp Fiction)

La emoción fue cayendo a medida que las artes marciales mixtas se fueron consolidando. No es casualidad que desde principios del siglo XXI, las MMA crecieron directamente proporcional a la caída libre del boxeo. Esto se debe a que, de la mano de UFC y Pride, los fanáticos de los deportes de contacto encontraron algo con mucho más dinamismo, variantes y por sobre todo, una carga de violencia jamás antes vista en televisión abierta.

Poner un nuevo límite siempre genera prejuicios, y las artes marciales mixtas no fueron la excepción. Este deporte joven tuvo que luchar durante años contra prohibiciones y demandas millonarias de senadores de diferentes países en el mundo. De hecho, hace poco tiempo atrás (luego de un crecimiento inédito del Ultimate Fighting Championship) se legalizaron en Nueva York, cuna de oro de los eventos de deportes de contacto, con el Madison Square Garden a la cabeza.

Pero que el boxeo esté en plena descenso no significa que halla muerto. Tiene un as bajo la manga muy poderoso, que de hecho es uno de los puntos débiles de las MMA: el dinero. Floyd Mayweather ha ganado más en una sola pelea que la mayoría de los guerreros del octágono en toda su carrera profesional. Esto se debe a que los pugilistas no son empleados de una empresa, sino que se manejan de forma personal con sus agentes.

Conor McGregor recibió una propuesta millonaria de Mayweather Promotions para un combate contra el ex campeón mundial pluma, ligero, superligero, welter y superwelter ¿por qué ir a buscar a un peleador de MMA cuando hay tantos nombres presentes en el boxeo? la respuesta es sencilla: lo que hoy vende son los artistas marciales mixtos como McGregor, Rousey, hermanos Díaz y otros.

Durante 2016, según la revista Forbes, notorious vendió un total de cuatro millones de PPV (pago por evento o pay per view) sumando sus participaciones en UFC 196, 202 y 205. Además, el tweet de su supuesto retiro tuvo solo menos retweets que la muerte de Muhammad Alí. Son números impresionantes, que Mayweather sabe que tiene que aprovechar.

Nate Díaz y José Aldo fueron los primeros en mostrar su interés en los números que propone el boxeo. Ya es moneda corriente la queja de diferentes artistas marciales mixtos sobre la paga de UFC, debido al polémico trato de exclusividad con Reebok. Por eso, esta nueva ventana económica está tentando a varias estrellas de las MMA.

En pocas palabras, tienen lo que ellos quieren: jugosos cheques, que tienen varios ceros más que los que emite el Ultimate Fighting Championship, Bellator o WSOF por ser parte de un evento. Nada más y nada menos que un manotazo de ahogado de un deporte que año tras año va perdiendo terreno, frente a otro que crece a pasos agigantados.

Llamada de atención para Dana White, Scott Coker y los otros presidentes de las diferentes organizaciones. Si no hay un cambio, probablemente veamos varias súper peleas entre boxeadores de élite contra artistas marciales en los próximos años.

Twitter : https://twitter.com/mmaunola
Facebook: https://www.facebook.com/mma.uno
Instagram: https://www.instagram.com/mma.uno/