Triunfos que marcaron historia en UFC

La promotora más importante del mundo siempre tuvo en su roster a una gran cantidad de talentos, en casi todas las categorías que nuclea. Ese altísimo nivel se vio perjudicado, en algunos peleadores que fueron estrellas, por alguna pelea en la que una derrota inesperada salió a escena.

Sin dudas desde la otra esquina, alguien ganó, se alegró y marco un poco la historia de los últimos años con momentos emocionantes que a veces parecen difíciles de repetirse.

Acá compartimos 5 victorias que creemos fueron de las más destacadas en la historia reciente de la UFC

3Robbie Lawler a Rory MacDonald II

Desde que se anunció el combate se sabía que iba a ser una verdadera batalla. Lawler se había coronado como campeón al derrotar, en la revancha, por decisión dividida a Hendricks en el UFC 181, mostrando una gran mejoría desde la primer derrota frente al barbudo. Su técnica de golpeo continuaba impecable, pero a eso le añadió una fuerte base de defensa de derribos sumado a un incremento notable de su cardiovascular. En la otra esquina, MacDonald había entrenado junto a GSP (mítico campeón de las 170) para ponerse a punto para esta oportunidad que le dio UFC de ser el retador al cinturón. Venía de una racha de tres victorias seguidas ante importantes nombres como: el múltiple campeón mundial de BJJ Demian Maia, el siempre complicado Tyron Woodley y el ex campeón de StrikeForce Tarec Saffiedine. Además, en los comentarios previos, había anunciado que había aprendido de los errores de la primera vez que enfrentó a Ruthless. Ante la atenta mirada de más de 16 mil espectadores, en el combate coestelar de la noche se vieron la cara estos dos. Con el jab, el campeón comenzó a dañar el rostro del canadiense, hasta tal punto de generarle una profunda herida en el entrecejo. Pero MacDonald, a pesar de estar recibiendo mucho castigo, seguía yendo al frente, hasta que en el tercer asalto dejó a Lawler tambaleando tras impactarle una preciosa highkick. A pesar de tener la victoria a pocos golpes de distancia, al retador lo traicionó la campana. El cuarto asalto se vio a un Ruthless que había recuperado aire y volvió a atacar con los jab; lastimó una y otra vez, hasta que en el quinto asalto MacDonald no pudo más, cayó y salió derrotado. Pero al momento de anunciar el resultado, los dos guerreros recibieron justamente una ovación de los presentes y millones de elogios por la terrible pelea que habían brindado.