ufc 252 daniel cormier stipe miocic
Crédito: Jeff Bottari/Zuffa LLC

La estelar de UFC 252 fue promocionada como una pelea para elegir al mejor peso completo de todos los tiempos, una definición quizás algo prematura pero que finalmente no restó categoría al encuentro. Porque tanto Daniel Cormier como Stipe Miocic dieron otra memorable pelea en su tercer cruce, ambos hombres buscando ajustes para las herramientas de su rival. Cormier sumó patadas al cuerpo, hizo renovado uso del jab y en especial abandonó la guardia larga para cuidar su vulnerabilidad frente a los golpes al cuerpo, en cambio buscando entradas al clinch para poder golpear a corta distancia mediante intentos de derribo y combinaciones.

Pero la mayoría de los ajustes, o los ajustes más certeros, vinieron de parte de Miocic. Tras noquear al ex campeón en su segundo encuentro con un ataque al cuerpo el croata abrió la pelea de la misma manera, sumado a su constante trabajo con el jab para agotar a su rival, logrando así mejores golpes a la cabeza incluyendo conexiones limpias que aturdieron a Cormier. Y cuando pasaron los rounds, con ambos hombres exhaustos y dañados, fue Miocic quien supo parar los avances de su rival con el clinch, ganando tiempo, aire y permitiéndole imponerse en las tarjetas de los jueces por decisión unánime entre grandes momentos y control consistente.

Decepción en la coestelar, con Sean O’Malley lesionando su pie antes de caer por nocaut técnico frente a Marlon Vera. El constante movimiento, cambio de posturas, fintas y variedad de patadas de “Sugar” Sean, siempre amenazando la derecha, mantuvo a Vera a raya durante el trecho inicial, con el ecuatoriano manteniendo la defensa y trabajando con patadas a las piernas buscando el momento para presionar, hasta que O’Malley pisó mal y pareció torcer su tobillo. De allí Vera presionó a voluntad, poniendo a O’Malley en la lona y cerrando el encuentro con atronadores codazos de ground and pound.

Jairzinho Rozenstruik se recuperó de la primera derrota de su carrera con un nocaut técnico sobre el ex campeón Junior dos Santos. El conocido boxeo de dos Santos todavía está presente, pero sus ya conocidas debilidades son cada vez más problemáticas cuando se suman su edad y desgaste. Rozenstruik intentó trabajar a ritmo pausado con patadas a las piernas y buscando contragolpes, pero en cuanto decidió presionar pudo poner a “Cigano” contra la jaula a voluntad, y con la ofensiva y defensa del brasileño evaporadas el “Bigi Boy” conectó con una ráfaga que terminó por dejar su oponente en la lona.

Daniel Pineda dominó y terminó dejando fuera a Herbert Burns con un nocaut técnico a los 4 minutos con 37 segundos del round dos. Aunque Burns presentaba una peligrosa ventaja en la lona en papel, el encuentro se desarrolló de la manera contraria y el hermano de Gilbert Burns nunca terminó de encontrar su ritmo. Pineda logró varios golpes limpios y duros en los momentos de pie y se lanzó al grappling sin temor, controlando a su oponente sin dejarle tomar las posiciones superiores, finalmente capturando a Burns en un crucifijo tras un forzado intento de derribo y lloviendo codazos hasta que el referí paró la pelea.

Merab Dvalishvili sumó su quinto triunfo consecutivo con una decisión unánime sobre John Dodson. Dodson sigue siendo veloz y explosivo pero propenso a trechos de inactividad, y el ex contendiente en las 125 libras nunca logró imponer respeto por su juego en su rival. Dvalishvili, por su parte, mostró un ritmo arrollador y el cardio necesario para mantenerlo, presionando a través de los 15 minutos de la pelea, mezclando constantes fintas y variadas ráfagas de golpes con constantes intentos de derribo y control en el clinch.


Notas Destacadas