Crédito: UFC

Las dos peleas de título en UFC 253, interesantes y parejas en papel, terminaron por ser bastante desiguales. Hasta ahora una temible máquina de presión, Paulo Costa se vio notablemente pasivo en la estelar de la noche frente a las dotes de striking del campeón de peso medio Israel Adesanya. El contendiente brasileño rara vez se mostró confiado a la hora de avanzar y no pudo cortar la jaula ni mostrar volumen, terminando atrapado a la distancia, absorbiendo constantes patadas a su pierna mientras el campeón fintaba, media y tomaba la distancia y los ángulos.

Llegado el segundo asalto la ofensiva de “The Last Stylebender” salió a relucir, trabajando detrás de la defensa y logrando no una sino dos patadas a la cabeza que Costa absorbió con una dureza monstruosa. El brasileño no mostró mucho daño fuera de un corte en la ceja, pero absorber castigo siempre tiene su límite. Intentos de ofensiva de Costa lo expusieron a una aturdidora seguidilla de contragolpes y finalmente una izquierda de Adesanya dejó a su oponente en la lona, absorbiendo ground and pound hasta que se paró la pelea a los tres minutos con 59 segundos del round dos.

Ha terminado el largo reinado de Jon Jones en las 205 libras, larga vida al nuevo rey polaco Jan Blachowicz. Tras la salida de las dos mayores figuras de la división en Jones y Daniel Cormier, Blachowicz aprovechó al máximo la oportunidad frente al ex contendiente Dominick Reyes y dominó el encuentro, manteniendo a su atlético rival en retirada con buena presión y constante ataque al cuerpo sin descuidar la defensa. Reyes se mostró carente de opciones en el kickboxing y fue acumulando castigo hasta que Blachowicz conectó un corto gancho de contragolpe y cerró con el ground and pound a los cuatro minutos con 36 segundos del segundo asalto.

Brandon Royval sumó otro triunfo en la UFC, sometiendo a Kai Kara-France con una guillotina en 48 segundos del round dos. El caótico encuentro vió a ambos peleadores aturdir a su oponente casi al inicio, Kara-France dejando a su rival de rodillas con una derecha y recibiendo un spinning backfist y un rodillazo de dudosa legalidad de parte de Royval. Siguió acción en la lona, Kara-France buscando una omoplata y ambos amenazando sendas guillotinas para terminar de pie intercambiando duros golpes, pero tras el cambio de rounds Royval paró un intento de derribo saltando a una apretada guillotina que terminó parando también a la pelea.

Ketlen Vieira se recuperó de su primera derrota a fines del año pasado, imponiéndose a Sijara Eubanks por decisión unánime. Encuentro pausado pero que vio a las peleadoras intercambiar duras manos durante los 15 minutos, Vieira se impuso a partir de llevar algo de ventaja en potencia durante el primer asalto y un efectivo derribo en el segundo round, aunque no logró castigo alguno en la lona. Eubanks se mantuvo competitiva intercambiando golpes y pudo hacer mella en el tercer asalto buscando la finalización, pero no tuvo el volumen ni la urgencia para imponerse en las tarjetas.

Hakeem Dawodu abrió la cartelera con una decisión dividida sobre Zubaira Tukhugov. Encuentro parejo, con un primer asalto que bien pudo haber sido un empate con ambos peleadores tomando medida de su rival, la pelea se llevó a cabo principalmente de pie. Tukhugov trabajó principalmente con sus veloces manos y buscando el contragolpe detrás de una defensa medida, sumando además pocos intentos de derribo para variar, pero no logró mantener el ritmo de la pelea, con Dawodu presionando con combinaciones y constantes patadas que le permitieron tomar el centro del octágono y sacar ventaja frente a un rival cada vez más cansado.


Notas Destacadas