UFC Fight Island 7 Max Holloway Calvin Kattar
Crédito: Jeff Bottari/Zuffa LLC

Max Holloway sigue siendo un terrible obstáculo para cualquier contendiente de peso pluma y Calvin Kattar puede dar fe tras UFC Fight Island 7. Kattar tuvo sus momentos, su potencia y su precisión dejarán fuera a más de uno, pero en esta pelea fue notable por su corazón. A través de cinco asaltos Max Holloway dió un clásico desempeño “Blessed”, con volumen arrollador y cardio de sobra, golpes al cuerpo, codazos y patadas, apenas dejándole espacio a su rival para respirar en una golpiza que pudo haber sido parado en varios momentos de no ser por la dureza de Kattar que le permitió llegar a las tarjetas de los jueces: decisión unánime 50–43, 50–43 y 50–42 para Max Holloway.

Carlos Condit se impuso a Matt Brown por decisión unánime en un excelente cruce entre veteranos. Brown llevó las de ganar en el primer asalto con un oportuno derribo y control en la posición superior, y a través del encuentro exhibió su presión de pie con duros golpes y codazos para entrar al clinch, pero no logró imponerse y su cardio le falló a través de los rounds. Condit, en cambio, nunca paró su actividad. El “Natural Born Killer” trabajó desde la posición inferior cuando hizo falta, mantuvo a Brown a raya con combinaciones y patadas al cuerpo y encontró los momentos para anotar derribos y control en la lona que le ganaron el encuentro.

Tristeza latina, Li Jingliang noqueó a Santiago Ponzinibbio en el retorno del argentino tras dos años fuera, cerrando la pelea en cuatro minutos con 25 segundos. Y para ser honestos, se notó la ausencia en Ponzinibbio, que no terminó de encontrar su ritmo ni distancia y pasó el encuentro a la defensiva y tentativo, principalmente usando patadas a las piernas. Jingliang respondió a las patadas pero avanzando con confianza y buscando usar sus peligrosas manos, encontrando su oportunidad cuando el argentino probó suerte con una derecha y se expuso a un largo y explosivo gancho izquierdo que lo separó inmediatamente de su conciencia. 

Alessio di Chirico necesitó solo dos minutos con 12 segundos para cortar el hype de Joaquin Buckley, noqueandolo con una espectacular patada alta. La presión y agresión de Buckley le jugaron en contra en este encuentro a pesar de su potencia y velocidad, dejándole a su rival medir distancia con patadas frontales y encontrar oportunidades de contragolpe. di Chirico encontró la quijada de su oponente una, dos veces, fintó una derecha y finalmente interceptó a Buckley con una patada a la cabeza, poniendo inmediato fin al encuentro sin necesidad de los pocos golpes que siguieron por costumbre.

Punahele Soriano abrió la primera cartelera del año con todo, anotando un nocaut técnico sobre el entonces invicto Dusko Todorovic en cuatro minutos con 48 segundos. Una riña de principio a fin, Todorovic fue quizás algo más técnico en su defensa e intentos de trabajar con jabs y patadas, pero no pudo sacarse a Soriano de encima ni evitar todas las potentes izquierdas de su persistente rival. Soriano buscó, persiguió y finalmente aturdió con sus manos, y aunque el referí Herb Dean pausó la acción para buscar el perdido bucal del caído, el tiempo fuera no fue suficiente para evitar que Soriano extendiera su invicto con su siguiente ráfaga.

Twitter : https://twitter.com/mmaunola
Facebook: https://www.facebook.com/mma.uno
Instagram: https://www.instagram.com/mma.uno/