Antônio Cara de Sapato celebra la clasificación para la final de la PFL - Foto: Divulgación / PFL

El año 2021 empezó mal para Antônio Carlos Jr, el «Cara de Sapato». En enero, el peleador de Paraíba volvió a pelear después de un descanso de 16 meses y fue superado por Brad Tavares, su tercera derrota consecutiva, y UFC lo despidió de inmediato. en ese momento el brasileño dudó de si mismo y pensó retirarse.

No fueron simplemente las derrotas o el despido lo que hizo que Carlos Jr reconsiderara su elección profesional. El mayor problema fue la secuencia de lesiones y cirugías que afectó al hombre de Paraíba en los últimos tres años. 

«No imaginé que iba a ser una lesión tras otra. Nunca fui de los que se lastiman mucho en los entrenamientos, siempre supe cómo entrenar y siempre fui flexible. Fue una lesión tras otra que me fueron frustrando», sostuvo el brasileño y se preguntó: ¿Por qué me está pasando esto a mí, a mi cuerpo? Nunca tuve una lesión, ahora una lesión tras otra, ¿estoy envejeciendo? ¿Es eso?».

Ahora, nueve meses después, reinventado como semipesado, el peleador podría ganar el cinturón de la PFL y el premio de un millón de dólares este miércoles, cuando se enfrente a Marthin Hamlet en la final del torneo.

Para alguien que ha lidiado con el síndrome de pánico, como ha admitido en múltiples ocasiones Antônio Carlos Jr., momentos como este que aumentan la ansiedad son alertas rojas. Sapato contó con el apoyo de la terapia psicológica para superar esta frustración, pero también de amigos cercanos en medio de la pelea. Dos de ellos fueron cruciales: Marlon Moraes, ex campeón de la WSOF y peso gallo de UFC, y Marcus Buchecha, leyenda del jiu-jitsu y viejo amigo de Paraíba ayudaron al peleador para este momento.

«Hubo dos personas que me ayudaron mucho a mantenerme en el camino, a no rendirme. Me llamó la atención lo talentoso que era, lo mucho que me quedaba por construir en este deporte, que era Marlon Moraes, Marlinho me ayudó mucho, y Marcus Buchecha, que es mi compañero, ahora vive aquí en casa. Estaba muy deprimido por todo lo que sucedió. Problemas personales, lesiones, derrotas. Estos dos chicos me hicieron seguir creyendo y creo que gracias a ellos seguí en el camino»., explicó Sapato.

Antônio Cara de Sapato (derecha) asesta un golpe a Emiliano Sordi (izquierda) en la semifinal de la PFL – Foto: Publicidad / PFL

Cara de Sapato perseveró y encontró su hogar ideal en la PFL. Ya le gustaba el formato de torneo del evento, donde los resultados determinan su progreso hacia el cinturón y la popularidad no interfiere con sus posibilidades de luchar por el título. Además, el paso a peso semipesado (hasta 93 kg) ayudó tanto mental como físicamente.

Sapato venció al campeón defensor Emiliano Sordi en la semifinal para clasificar a la final, donde podría ganar un premio de US $ 1 millón. Pero para Paraiba, lo más importante es el cinturón. «El cinturón es el oro, es el primer lugar, eso es lo que tanto queremos», dijo.

Y cerró: «Siempre luché por eso, por ser el mejor, por ganar, por estar en lo más alto del podio. Un millón está bien, pero un millón con el cinturón es perfecto».

Twitter : https://twitter.com/mmaunola
Facebook: https://www.facebook.com/mma.uno
Instagram: https://www.instagram.com/mma.uno/