Haber sido la pelea más difícil en la carrera de Kamaru Usman no le garantiza a Colby Covingon una revancha por el título. Eso de boca del propio campeón de las 170 libras de la UFC.

De cara a su segunda cita con Jorge Masvidal pautada para la estelar del UFC 261, Usman le explicó a ESPN porqué no está dispuesto a darle una revancha al número uno del ranking así por así.

«Muéstrame más actividad, dame una razón. No a mí, necesariamente. Yo sé de lo que soy capaz», le dijo el nigeriano a Brett Okamoto. «Se lo puedes preguntar a su quijada, ya lo he hecho. Ahora depende de él demostrarle a las personas que merece otra oportunidad de pelear por el cinturón. No puedes sentarte y decir, ‘Oh, vencí a Tyron Woodley. Eso es todo. Merezco una oportunidad por el título. No. Eso no te otorga una oportunidad por el cinturón».

La postura de Usman resulta irónica porque fue él quien desafió a Masvidal para una revancha, eso pese a haber dominado al miembro de ATT lo largo de cinco asaltos en el UFC 251. Además, Masvidal, quien ahora tendrá la posibilidad de un campamento completo, no ha competido desde entonces.

Covington, por su parte, llevó a Usman a su límite, estando 2 – 2 – y hasta 3 – 1 arriba – en las tarjetas de los jueces antes del quinto asalto de la estelar del UFC 245 en diciembre del 2019. Nueve meses después, Covington, ahora representante de MMA Masters, se reencontraría con la victoria al convertirse en el primer peleador en finalizar a Woodley sobre el octágono.

Luego de aquél TKO, Covington le dejó claro a Dana White que sólo aceptaría una pelea ante ya sea Usman o Masvidal, lo cual fue criticado por el nigeriano después de que el peleador de 33 años dejara pasar la oportunidad de reemplazar a Khamzat Chimaev para pelear con tres semanas de aviso con Leon Edwards en la estelar del UFC Las Vegas 22.

El UFC 261 se celebra este 24 de abril desde la VyStr Veterans Memorial Arena en Jacksonville, Florida.


Notas Destacadas